Padre mio, dall’abisso del mio niente, ti adoro!